Dos jueces más...¿para qué?

Por Wilfredo Mendoza
        Editorial (2010)




          Como el pan nuestro de cada día se "reza" en Puerto Rico el tema de la resolución del Tribunal Supremo de subir el número de jueces de siete a nueve, y que además de ser uno de los temas más hablados en la Isla, es el principal objeto de intercambio de ideas por parte de los puertorriqueños. ¡No es un tema nuevo! En el 1961 la Asamblea Legislativa hizo Ley un aumento similar al que se está intentando en el presente y bajo solicitud unánime del Tribunal Supremo, se aumentó el número de jueces en el alto foro judicial. Los objetivos de la resolución eran los mismos que se están debatiendo hoy: alto volumen de casos, funcionamiento en salas para acelerar los procesos individualmente, entre otros.

          Ahora bien, lo que pareció quizás ser una buena idea, tres años después se puso a prueba, con el surgimiento de un comité civil que quiso que se evaluara ese sistema. Luego del proceso, en el 1975 el Tribunal Supremo, por voto unánime, redujo su número de jueces a siete nuevamente. Están trayendo a colación un proyecto que ya se intentó, pero la insistencia los atrae, de manera que quieren echarlo a la suerte una vez más.

          El objetivo principal, según el gobernador Luis Fortuño y todo aquel que está de acuerdo con el Proyecto 3048 es cubrir una gran carga de casos que al cierre del año fiscal 2009-2010 era de 792 casos en espera y que con este aumento de dos jueces el Tribunal podrá operar con mayor flexibilidad. ¿Se escucha lógico?

          Ahora bien, ¿cómo se puede justificar esta situación si la comparamos con estados como Florida, New York y California, donde tienen siete jueces en el Supremo, y en el caso del último mencionado, sobre 36, 000,000 de habitantes?

          Otro punto, que en efecto, la mayoría en Cámara y Senado obvian o hacen menos importantes, es el costo que éste aumento va a requerir para pagar sueldos y demás gastos a los dos nuevos jueces, en un déficit presupuestario crítico que vive el gobierno de Puerto Rico. Se ha estimado que cada uno requerirá cerca de $1 millón…

          Lo que para algunos, en su mayoría del Partido Nuevo Progresista (PNP), será un avance en el foro judicial, para otros, principalmente representantes de otros partidos políticos, es puro conflicto de intereses político partidistas, basándose también, en que la resolución fue hecha por 4 de los siete jueces, los mismos, casualmente del PNP.

          Existe un término, utilizado en las ciencias políticas, que se usa para definir o identificar una manipulación de las circunscripciones electorales en un país, uniendo, dividiendo o asociando poderes, con el objetivo de producir un efecto a favor de un partido en las elecciones. Fue el presidente del Partido Popular Democrático (PPD), Héctor Ferrer, quien indirectamente, hizo referencia al "Gerrymandering" como movida realizada por los funcionarios del PNP y del Tribunal Supremo.

          En fin, el Proyecto 3048 seguirá siendo tema controversial por varios meses más. Es inevitable que no existan interrogantes acerca del mismo, cuando el surgimiento de ésta resolución no tiene una raíz concreta ni de credibilidad. Un intento más asumirá la responsabilidad de hacerle entender al Tribunal Supremo que no es ideal el aumento, o poner en marcha una nueva constante en el número de Jueces Asociados, aún con el desacuerdo del pueblo de Puerto Rico.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Historia de los Plebiscitos en Puerto Rico: 1967, 1993, 1998 y 2012

Perú sin filtros

Rostros de Colombia, en una segunda vuelta