¿Ejercemos aquí o afuera?

Por Wilfredo Mendoza
             Columna




          Analizando desde hace ya unos meses, me pregunto: ¿a qué se debe que la generación moderna, es decir, siglo 20 y 21, esté saliendo del país inmediatamente obtienen su grado universitario? Apuesto que es un hecho que consideramos "normal", pero cuando lo analizamos, podemos darnos cuenta de lo "anormal" que es. Para muchos jóvenes, es un sueño el salir del país a hacer maestrías, doctorados; para los padres es un orgullo que "el nene se vaya afuera a estudiar".

          Ahora bien, con qué cuenta Puerto Rico para incrementar su desarrollo social, político, económico y colaborar en la infraestructura? Luego nos preguntamos el por qué existe tanta influencia extranjera en la isla, tratando de imponer sus ideas. ¿No se ve como un tipo de intercambio indirecto?

          Comienzo, señalando un hecho que, en efecto, tiene gran peso al respecto. Anualmente, compañías grandes de ingeniería viajan hasta el Recinto Universitario de Mayagüez, con la intención de ofrecer grandes ofertas de empleo a cerebros jóvenes y frescos a cambio de un sueldo razonable y una experiencia que no se puede dejar perder. Pero, ¿saben algo? ¡No los culpo! ¿Quién en la Isla les va a ofrecer oportunidades como esas?

          Las oportunidades de empleo en Puerto Rico están en un nivel crítico. Todo aquí se mueve con las famosas "palas". Eso es lo más triste del caso: ¡cómo retener nuestro talento, si no tenemos las herramientas necesarias para mantenerlos!

          ¿Existe la posibilidad de que quede gente que esté dispuesta a luchar por el crecimiento de los factores mencionados, a cambio de una paga baja y beneficios mínimos? ¡Pregunta difícil!

          Continúo con otro punto. Es "anormal", -entiéndase que no es normal, ya que en algún momento, la gramática nos enseñó que una letra ‘a’ al principio de una palabra, puede significar negación- que con tanto talento en Puerto Rico, tengamos que estar buscando alternativas para nuestro desarrollo. Puerto Rico se caracteriza por tener varias universidades que son de prestigio en diferentes áreas, y que hasta están en el 'top 100' de las mejores universidades de los Estados Unidos.
Precisamente por eso es que vienen las empresas a buscar a nuestro banco de estudiantes.


          En algún momento hay que hacer un alto. Se tiene que incrementar el sentido de pertenencia con nuestra isla, y aunque parezca imposible, objetar oportunidades fuera del país. Solo así se pueden comenzar movimientos pro desarrollo que beneficien más al país.

          Es ley de vida, que al mejor preparado le toca la mejor oportunidad. Es por eso que no culpo a los jóvenes que comienzan sus carreras fuera de Puerto Rico. Pero sí puedo estar seguro que esta Isla necesita conceptos nuevos, experiencias e imágenes frescas y sacrificar aquellas ideas antiguas que sólo conservan atrasados estilos, porque vivimos en una situación de desarrollo y progreso en estanque, al que con toda ignorancia, permanecemos en actitud estoica.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Historia de los Plebiscitos en Puerto Rico: 1967, 1993, 1998 y 2012

Perú sin filtros

Rostros de Colombia, en una segunda vuelta