Una mujer fuerte, segura y ejemplar: Dagmar

Por Wilfredo Mendoza
              Perfil

Dagmar, una de las animadora de la televisión 
puertorriqueña más queridas por su público.
(Foto tomada de entretenimiento.starmedia.com)


           A través de muchos años se ha escuchado un nombre en la televisión y en los medios en general, que a pesar de los cambios de personalidad a éste, cambios de rol, sigue siendo la misma estrella. Dagmar, como se le conoce en todas partes, omite su apellido, ya que como nombre artístico ella prefirió usar simplemente ‘Dagmar’ por ser un nombre raro y que no mucha gente en Puerto Rico tiene. Evidentemente, siempre que se escucha el nombre ‘Dagmar’, la primera persona que viene a la mente es la famosa cantante, animadora de televisión y actríz.

          Dagmar, quien nunca olvida una fecha, comenzó su carrera en el 1974 como cantante en la banda "Norma & The Master Piece" donde estuvo en conjunto con Norma Edenhoffer (Chícola). Pero Dagmar, más bien se ha conocido en la actuación y en la animación de programas de televisión, porque luego de la banda, comenzó a trabajar en los Cacucómicos con don Tommy Muñíz, haciendo el personaje de Dagmarita. En ese momento, su carrera apenas comenzaba. Luego continuó con Paquito Cordero en el "Show de Nidia Caro", "Broma y en serio" con Lubriel en el Show de las 12, "Estudio Alegre", "Súper Sábado" y el show para niños "Telecómicas" en conjunto con Sandra Zaiter y el Pollito Yito, hasta que finalmente pasó con Tony Mojena, donde siguió con la animación del programa "Dame un Break" y uno que gustó mucho, "El Break de la Esperanza". Una vez éste último se fue del aire, surgió el programa de "Día a Día" con Dagmar y Raymond Arrieta.

          Como muchas mujeres que se ven en la televisión, que proyectan ser fuertes, Dagmar no es la expeción. Con la humildad y la decencia que la describe, ha sabido adaptarse y enfrentar numerosos cambios durante su carrera. Cambios que van desde compañeros de escenario en programaciones, productores, canales, fallecimiento de compañeros que en algún momento compartieron escenario con ella, entre otros. Pero en el caso de cambio de productores o "staff", Dagmar, es de las que piensa que la tarea difícil es para ellos, ya que son ellos los que se tienen que acoplar a un estilo como el que tiene ella de animar programas… un estilo único, que ciertamente la hace única.

          Un día de la artista, es un día normal para ella. Para muchos, el hecho de que es una figura pública significa que su vida cotidiana no es como la de una madre y esposa normal; que ni siquiera tiene tiempo para sentarse en la misma mesa que su familia a comer; detalle que no es cierto. Su día comienza a las 6:00 a. m. haciendo el desayuno para su hijo y su esposo y entonces es que se encarga de lo que es su aseo, peinado –donde NO usa cepillo, sino, solamente ‘blower’-, maquillaje y demás para salir a su labor diaria y atender otras diligencias que surjan, ya sean grabaciones, entrevistas y/o actividades privadas en las noches. Suele, en las tardes visitar un gimnasio para ejercitarse, lo que considera sumamente importante para la salud y para verse bien. Luego del gimnasio va a buscar o hacer cualquier tipo de arreglo acerca de su ropa – que por lo regular es color rosa, ya que es su color favorito – para la programación del siguiente día. Por último, para terminar su día y porque le gusta, prepara la cena en las noches que puede, y de ésta manera, junto a su familia, culmina su día, contenta por ser otro lleno de provecho.

          Dagmar , con su buen sentido del humor, espera estar en el lente del ojo público "un rato más", por lo menos hasta que el ‘video’ se deje de ver bien, en otras palabras, hasta que su físico se lo permita. Por otra parte, desea dejar taller abierto cuando se retire de la televisión, para que otra persona, con sueños y metas, como los tuvo ella, pueda ocupar su silla y desempeñarse.

           Lo único que Dagmar quiere hacer tan pronto se retire de la televisión será dedicarse a su familia que es lo más importante para ella y seguir ayudando a la gente, que durante su vida, ha sido uno de sus principales objetivos. Muy bien, Dagmar demostró ese don de ayudar a la gente en el programa el "Break de la Esperanza". No sabe en qué lugar, concretamente lo haría, pero las intenciones están claras para su futuro.

          Como un ser humano sumamente positivo, para Dagmar "nadie está exento de situaciones no tan buenas ni de cometer errores". Durante su trayectoria ha tenido que batallar con varias situaciones que quizás pretendieron desenfocarla, pero Dagmar no es de las personas que se sientan a analizar el por qué de las cosas, si no que toma acción inmediata y lo enfrenta para sobresalir y volver a la normalidad. En cuanto a los errores, "de ellos se aprende, y solo los cometo una sola vez".

          Algunas de las situaciones difíciles por las que ha pasado han sido: el accidente de su ex compañera del programa de niños, Sandra Zaiter; y por su condición de cáncer en la base de la lengua, recientemente. ¿En qué o en quién Dagmar piensa cada vez que se le presenta una situación complicada? Primeramente en Dios y en su familia. Son esas las dos fuentes principales que le dan energía y esperanza de que nada es imposible, además de una buena actitud.

          Como nunca se le puede cerrar las puertas a nada en la vida, como productora, tiene muchas ideas en la cabeza. Unas desarrolladas, otras simplemente que le han pasado por la mente. ¿De qué se tratarían sus programas? ¡De qué más…de ayudar a la gente!

          Uno de los programas que Dagmar crearía, consiste en, de alguna manera y en colaboración con los 78 municipios, tener personal capacitado en el programa para entrevistar y de acuerdo a las necesidades de los televidentes y público en general, ofrecer consejos, alternativas y ayudar a los mismos, pero a cambio la persona tendrá que hacer servicio comunitario. "Lógicamente, una buena acción se paga con otra".

          Como persona agradecida de Dios, por todas las cosas, Dagmar canta música sacra al igual que canta de todo tipo de música; desde bohemias hasta lo religioso. "Me gusta la música sacra porque lleva mensaje positivo, alegría en los peores momentos y llenan de energía. Para todo, la animadora tiene un balance. Por otra parte, ha compartido micrófono con Cuco, Chucho, Luna, Alberto Carrión y siempre la pasa bien. ¡¿Quién más alegre?!

          En la actualidad trabaja en conjunto con otro de los famosos animadores, Raymond Arrieta, quien conoce a Dagmar hace unos 3 años. El artista describe a Dagmar como una mujer alegre, humilde, trabajadora y luchadora; una mujer con un excelente sentido del humor, "fajona" y que disfruta su trabajo. La relación que éste tiene con la animadora, además de laboral, es de una buena amistad, lo que ha hecho que Raymond conozca muy bien a la animadora. "Además de la mujer que todos ven en la televisión diariamente, ella es una excelente madre, compañera… Dagmar lo es todo, Dagmar es A⁺ ".

          Por otro lado, Tony Mojena, quien le tiene mucho aprecio y respeto, describe a Dagmar como una persona original, en todo lo que hace, que se muestra ante el público tal cual es, que no es orgullosa ni mucho menos egocéntrica. "Su simpleza y sencillez la hace ser quien es".

          Si Dagmar volviera a nacer, sería la misma. No cambiaría absolutamente nada de su vida. Tendría la misma madre, el mismo padre, el mismo esposo y el mismo hijo. No tan sólo está conforme con su familia, sino también con toda su carrera y su trayectoria durante su vida. Está complacida y más de quién es al día de hoy, por lo que agradece a todo suceso, por más mínimo haya sido, pero que sucedió para brindarle toda la experiencia que tiene en el presente.

          El tiempo ha pasado, y han sido largos los años llenos de experiencia. Una mujer digna de admirar, con una reputación impecable, sencillez envidiable y seguridad que queda plasmada en cada uno de sus triunfos y hasta en cada uno de sus programas. Hoy, Dagmar, llena de talentos, sabiduría y satisfacción, da gracias a Dios por quién es y por todo lo que tiene.

          Toda persona que opina sobre Dagmar, emite la misma clase de comentarios; positivos. Porque además de sobresaltar el hecho de que le encanta ayudar a los demás, es un ser humano que se ha distinguido por saber batallar para ella misma, sin miedo a fracasos. Pues Dagmar no es cabezidura y gracias a ese mismo detalle, es que hoy, Dagmar, orgullosamente puede decir que si volviera a nacer, sería la misma Dagmar que conocen hoy.





Comentarios

Entradas populares de este blog

Historia de los Plebiscitos en Puerto Rico: 1967, 1993, 1998 y 2012

Perú sin filtros

Rostros de Colombia, en una segunda vuelta